¿CÓMO REDUCIR EL USO DE LAS PANTALLAS EN LOS NIÑOS?

Las pantallas se han vuelto fundamental en nuestro día a día. Hacemos uso de estas, constantemente tanto en el trabajo, estudios o simplemente pasando tiempo utilizando las redes sociales, y cada vez es más difícil reducir el uso de las pantallas entre los niños y adolescentes.  

Las tecnologías tienen mucho protagonismo en nuestra vida y por ello es muy importante emplear una educación desde que los niños son muy pequeños para que puedan gestionar su tiempo y usarlas de un modo tanto adecuado como beneficioso para ellos. 

Afortunadamente, a día de hoy vamos obteniendo más y más información sobre las consecuencias que tiene el uso excesivo de las pantallas a largo plazo en niños y adolescentes. Y por ello, a muchos padres y madres se plantean el qué hacer para poder evitar tanta exposición y utilización de estas.  Primero de todo, vamos a ver las diferentes consecuencias que podemos ver en el uso excesivo de las pantallas 

 Consecuencias del uso excesivo de las pantallas 

  •  Dificultades emocionales y en las habilidades sociales: podemos observar como se pierde mucho la parte afectiva con las personas, ya que en muchos momentos están enganchados a los móviles o tablets, en lugar de estar interactuando con su entorno. 
  • Problemas para dormir.  Muchas veces se pueden quedar más enganchados de lo normal justamente antes de ir a dormir. La luz de los dispositivos electrónicos infiere mucho en el ciclo del sueño y puede impedir que realicen un descanso adecuado por la noche. 
  • Dolor cuello y espalda. Pasar demasiado tiempo enfrente de las pantalla, puede ocasionar en muchas situaciones una mala postura y con el tiempo causar dolores crónicos de cuello, espalda u hombros. 
  • Dependencia emocional.  Al no haber una interacción con personas, o que haya una reducción muy grande con su entorno, con el tiempo se irá aumentando la dependencia hacia el uso del móvil, lo cual llevará a que sea más difícil su retirada o disminución del tiempo de uso. 
  • Problemas a nivel cognitivo. Ciertas habilidades como puede ser la atención y la memoria de trabajo pueden verse afectas. 
  • Obesidad. Puede provocar que los niños se vuelvan mucho más sedentarios, y que la actividad motora como puede ser correr, caminar, saltar se vea sustituida por el uso del móvil o tablet. 

Cómo reducir el uso de las pantallas: paso a paso

1.El ejemplo 

Será muy difícil inculcar a un niño o adolescente que no puede utilizar todo el rato el móvil, cuando a nosotros mismos nos ve metidos en las redes sociales muchísimas horas.  Deberemos de ser primero de todo nosotros, quienes vayamos a reducir el uso de las pantallas para que puedan vernos como ejemplo. 

Una vez tomado este camino, deberemos de empezar a introducir nuevas actividades y rutinas en nuestro día a día para que el niño/a pueda ser creativo en su día a día, y no acudir a las pantallas.

2.Explicar la situación

Antes de pasar a la acción y de reducir el tiempo en las pantallas, deberemos de hablar con el/la niño/a y de ver la perspectiva de cómo vemos la situación. Un modo perfecto para poder empezar la conversación, es hablarle del cambio que habéis intentado realizar todos y el por qué. 

3.Acuerdos

Una vez explicada la situación, pasaremos a hablar de los acuerdos. Antes de pasar a poner nuestras propias normas sobre ellos. Preguntarles a ellos mismos, cuando podrían o creen que deberían de reducir el uso de las pantallas. De este modo vamos a poder ver cómo es su percepción del asunto. Y pasaremos a realizar y hablar de los acuerdos. También sería interesante que los adultos también hiciesen esa misma pregunta así mismos y respondiese para que pueda ver ese ejemplo en un adulto y aplicar la reducción de las pantallas.
Los acuerdos que pueden ser en conjunto como: no comer o cenar con el móvil, mientras vemos una película no estar atento al móvil, cuando estemos en una cafetería o parque nada de móviles, antes de ir a dormir no hay móvil, etc. 

4.Empezar con la reducción, poco a poco

Aunque hayamos concretado unos acuerdos, los vamos a empezar a introducir de una forma paulatina. Los primeros acuerdos que deberemos de cumplir tanto los adultos como los niños, será respectar las horas de comidas, películas, momento que sean más familiares. 

Después vamos a empezar a introducir más los momentos a solas, en los que intentaremos realizar otro tipo de actividades. Y con el tiempo, vamos a acabar marcándoles el horario en que pueden utilizar el móvil.

Es muy importante que hagamos este proceso de una forma muy lenta, y no de golpe. Si acabamos quitándoles el móvil de una forma brusca y de golpe, pueden tomárselo como un castigo y no es lo que queremos al final. Lo que debemos de hacer es que con el tiempo acabe aprendido el buen uso de las tecnologías. 

 

 

 

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies