¿CÓMO ES EL COMPORTAMIENTO DE UN NIÑO AUTISTA?

niño autista
¿Qué tipo de comportamientos aparecen en un niño autista? 

Primero de todo vamos a definir lo que es un niño autista, lo que podemos llamar  el autismo, conocido  también como el  trastorno del espectro autista (TEA)

Los trastornos del espectro autista (TEA) son un tipo de  discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas de diferentes tipo como: sociales, comunicacionales y conductuales significativos.

Se definen estos trastornos como un tipo de disfunción neurológica crónica con gran base genética que desde edades muy tempranas se manifiesta en una serie de síntomas relacionados con la comunicación, la falta en el razonamiento y comportamientos, y con la interacción social. 

La clasificación de estos trastornos es muy variable, y cada persona puede presentar un TEA  que no se parezca en cuanto a las características que se puedan observar. Por ello os invito a ver el enlace sobre los diferentes tipos de autismo que existe hoy en día.

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS Y LOS COMPORTAMIENTOS DE UN NIÑO CON AUTISMO? 

Para poder enseñar los signos y comportamientos que pueda parecer un niño con autismo, hemos clasificado estos signos por edades.

PRIMEROS MESES DE VIDA  

Los niños desde bien pequeños les encanta mirar las caras, imitar aquellas expresiones que les hacen los adultos, demuestran su atención a partir del llanto, informando a los adultos de que les ocurre algo. Hay algunas características propias de los niños de pocos meses de vida, es que a los pocos de estos, ya pueden seguir la mirada de su madre. 

En estos primeros meses de vida, los signos muy tempranos que podemos observar de autismo pueden ser como:

  • El pobre contacto ocular
  • Sonrisa escasa
  • Sin ningún tipo de seguimiento ocular
  • Contacto visual muy reducido

Con el tiempo irán apareciendo otros signos que puedan dar a un trastorno de autismo, como puede ser: la no imitación, la ausencia de jugar con los demás, esto se descubre más cuando los niños comparten juegos con sus hermanos, primos o simplemente en la guardería, y también el hecho de ver como el niño no disfruta de realizar acciones con los demás, como por ejemplo jugar, leer o imitar algo. 

DESDE LOS 18 A 36 MESES 

Una vez los niños más evolucionados y donde sus habilidades y destrezas son de mayor complejidad, y donde deberíamos de poder observar cambios y nuevas formas de evolución, los signos que nos puedan indicar a un niña con autismo son:

  • No realizan ningún tipo de señalización con el dedo, y comprueba al adulto que éste está mirando donde él señala.
  • Continua sin realizar ningún tipo de sonrisa, ni muestra de alegría al ver a un adulto.
  • No presta ningún tipo de atención a las actividades que estén realizando los adultos.
  • No responde a las llamadas o a las indicaciones. Se puede presenciar un poco de sordera. 
  • Sigue con la dificultad con el contacto ocular, casi nunca lo hace.
  • No suele buscar consuelo a la hora de caerse, o hacerse daño.
  • Son niños/as bastante independientes, por ello incluso en los juegos prefieren jugar solos.
  • No suele decir adiós

A PARTIR DE LOS 36 MESES

Ya entorno en la edad de los 3 años, nos podemos dar muchas más cuenta, de que los niños en estas edades son mucho mas independientes, pero con un niño autista que una de sus características también es ser bastante independiente de los demás, esto nos puede confundir.

Por ellos nos deberemos de fijar en diferentes rasgos que puedan destacar a un niños autista.

  • Puede presentar movimientos muy repetitivos como altear las manos, dar saltitos, realizar los pasos de puntillas, balanceo, etc.
  • Sigue ignorando la presencia de los demás, en concreto de los niños de su edad, con los cuáles no busca jugar y se sigue relacionando consigo mismo/a.
  • Sigue sin existir ningún tipo de imitación por su parte, como puede ser en los juegos. 
  • Suele tener muchas rabietas.
  • Suele evitar la mirada y el contacto visual con los demás.
  • Sigue estando a gusto estando solo e independiente.
  • Empiezan a aparecer problemas cuando realizamos cambios en su rutina.
  • Puede tener algún tipo de apego a algún objeto inusual.

 

Ante la detección de este tipo de trastorno lo más importante es poner el asunto en manos de profesionales, y no hacer los diagnósticos por si solos. Cabe destacar, que tanto padres como educadores, deben de informar de aquellos comportamientos que le puedan dar indicios a que pueda parecer dicho trastorno y ser un niño autista. 

Pero no serán los médicos los que al final acaben diagnosticando la enfermedad, y pasaran a realizar las intervenciones necesarias para poder ayudar a los niños en su plenos desarrollo general, y que puedan mejorar la comunicación y el razonamiento de este. 

 

 

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies